Cherry Coke

cherry-coke

En mi nevera hay una Cherry Coke que nadie ha comprado. Apareció espontáneamente en la balda superior, desafiante. En casa estamos confundidos, recorremos las estancias con la mirada perdida, en silencio, chocando unos contra otros. No nos atrevemos a tocarla, temblamos solo de pensar en beberla.

Hoy me ha dado por pensar que ha sido cosa del Papa Francisco, que andará  haciendo currículum para su canonización. Milagritos de andar por casa, traslaciones de objetos, sanación de resfriados, menudencias. No vaya a ser que en su día grande y por falta de práctica, en vez de curar el cáncer a una monjita desahuciada le reconstruya el himen.

A falta de nuevas pistas la lata se quedará ahí, viendo a sus compañeros de balda entrar y salir, contemplando cómo las medias limas fallecen y el moho se apodera del bote de tomate. Deseándonos la muerte o el Alzheimer para que alguien libere sus burbujitas con aroma a cereza. La muy puta.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.