Lo barato sale caro

Post-its de marca

Post-its comprados en un bazar oriental

También te podría gustar...

11 Respuestas

  1. Shatik 1-3 dice:

    Anda, sí que es verdad: Cómo molan esos Post-it guays de calidad!! O sea, te hacen la cena y te la dejan en el congelador!! Y este servicio de cattering lo encuentras en una papelería?! Pues nada, nada, a dejarse unos Euros más de los que todavía nos queden después de pagar la matricula de la uni, los medicamentos, etc. y a disfrutar de la vida loca con el post-it arzakiano.

  2. escéptico dice:

    Shatik 1-3, como todas las cosas dignas de contar esto no me pasó a mí, le pasó a un amigo.

  3. Kanif dice:

    Muy, muy bueno! XD

  4. escéptico dice:

    Ander, parecen felices y bien alimentados, aunque yo les pondría el post-it en otra parte de su cuerpo.

    Kanif, muchas gracias.

  5. dancin kid dice:

    Mejor le iría a tu amigo si esa zorra gastapostits le dejase. Ese mensaje no tiene ni 140 caracteres, necesita dos papeles? Y por qué le deja la cena en el congelador? Viven en el desierto vacío iraní?

  6. escéptico dice:

    Dancin, yo no soy grafólogo, pero juraría que la letra es de hombre.

  7. dancin kid dice:

    Pues tu “amigo” escribe como una zorra gastapostits.

  8. escéptico dice:

    dancin, ¿hay alguna relación entre gastapostits y gafapastis?

  9. Devotee dice:

    Erronea, los dos post-it se habrían despegado, con lo que “cariño” se habría quedado sin cenar y habría dejado él a la cocinera.

    Yo compré en el chino de abajo un pack de bolis y un par de blocs de notas. Los bolis no escriben en los blocs, bueno, no escriben en ningún papel. Y el papel de los blocs es resbaladizo y no se puede escribir en ellos con ningún boli… True story.

    También compré un colador de acero inoxidable (me fijé adrede en la etiqueta para asegurarme) y ya os podéis imaginar como estaba a las dos semanas de usarlo. Pero bueno, eso es otra true story.

    Ah, y recuerdo que un amigo me llamó preocupado porque su ordenador no funcionaba. Bueno, se encendía pero la pantalla se quedaba en negro. Y eso que había acabado de comprar el cable VGA… Le pregunté donde y me dijo que en un chino. Se solucionó comprando otro cable en una tienda “normal”. True story.

  10. Devotee dice:

    Otra True Story de regalo: Un día estaba pasando el rato en el mismo chino del comentario anterior (es como El Corte Inglés, pero en chino, y sin que te devuelvan el dinero si no quedas satisfecho, son como tres bajos enormes juntos), curioseando los productos. Un chico que iba en bicicleta se paró justo en la puerta y le preguntó al dueño, que estaba en el mostrador “Tenéis timbres de bicicleta?”. Yo pensé “Si, hombre, van a tener timbres de bicicleta” pero el dueño contestó enseguida: “Sí. Allí. Delecha pasillo.” y yo me quedé tal que así: O_o mientras seguía cotilleando por los pasillos mientras se oía un “ring ring”, “trin trin” de fondo, era el ciclista que estaba probando los timbres. Pensé en preguntar al dueño, como el viejo chiste aquél, si tenía bocadillos de teta de monja… True story.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *